"No busco la proyección del actor sobre el escenario, busco su alma. Sólo así podré ver su belleza". (Jessica Walker)

 

Mujer, madre, actriz y directora, vinculada al teatro experimental, la búsqueda espiritual y el crecimiento personal.
 

Licenciada en Actuación Teatral por la Universidad de Chile y formada en danza en el Centro Espiral. En 1987 vivió en el desierto de Atacama, una experiencia de introspección que marcó su labor teatral.
 

Ha estado vinculada a Le Theatre du Mouvement, al Circo Ruso de Popov y ha sido parte del grupo fundador del Teatro del Silencio, dirigido por Mauricio Celedón, la compañía de teatro experimental más importante de Santiago de Chile, cuyo lenguaje teatral se inspiró en la técnica del mimo corporal dramático de Etienne Decroix al que imprimieron su propio sello: estado, gesto y emoción. Sus obras giraron por tres continentes y destacaron en varios festivales de teatro del mundo: Cartharge (Túnez); Aurillac (Francia); Festival Iberoamericano (México), entre otros muchos. Como actriz formó parte de obras emblemáticas de la compañía, como Malasangre (1991, inspirada en la vida de Rimbaud); Taca Taca Mon Amour (1993) y Nanaki (1997, inspirada en la vida de Artaud).

En paralelo a su trayectoria con el Teatro del Silencio, investigó el lenguaje del cuerpo en la búsqueda de un método que conectara técnica y espíritu. Estudió Tai Chi, Kathakali y masaje ayurvédico en India, y Butoh en Paris con Carlota Ikeda. Al mismo tiempo, se formaba en diversas disciplinas terapéuticas: reiki, geocromoterapia, Yoga Kundalini y naturopatía. Desde adolescente practica la meditación, que fue decisiva en su labor como actriz, directora, profesora y terapeuta y en la creación del Laboratorio Escuela.
 

En 1996 formó y dirigió en París la compañía Los de abajo (1996). Su obra Los puntos cardinales fue presentada en el Festival de Mimos de Périgueux (Francia).
 

El año 1997 se embarcó en la creación de un Solo, “Meditación, o la pregunta que tropieza”, inspirado en la tragedia de una tropa pequeña de alacalufes -aborígenes del sur de Chile- que fueron traídos a Europa para ser exhibidos en la Exposición Universal de Paris de 1889, y cuyos últimos integrantes murieron en un zoológico en Hamburgo. Este trabajo fue estrenado en el Teatre Malic en Barcelona y se mostró en el Off del Festival de Teatro de Edimburgo. Su experiencia durante el proceso creativo le inspiró la creación de una metodología –“esencia/presencia”– de alcance teatral y terapéutico. En 1998 dejó el Teatro del Silencio.
 

En 1999 se instaló en Barcelona fundando y creando el Laboratorio Escuela de Expresión Corporal Dramática. Allí comparte su metodología “esencia/presencia” con actores, bailarines y creadores de todo el mundo. Al frente del Laboratorio, ha dirigido más de 250 procesos creativos/curativos en forma de Solos, Dúos y once versiones experimentales de Hamlet, de W. Shakespeare –obra que crea y recrea cada año por ser un espejo poético de la humanidad y su tragedia-.
 

Además de su tarea docente y teatral en Barcelona, Jessica Walker ha llevado su metodología a varios países. Ha conducido seminarios en España, Noruega y en Sudamérica (Mexico, Uruguay, Argentina, Chile y Colombia). También ha dirigido 11 ediciones del Festival de Teatro Laboratorio en el Bosque, un retiro de una semana en la naturaleza al servicio de la transformación personal -mediante el entrenamiento corporal, mental, emocional y espiritual-. En 2013 fundó la ONG Laboratorio de Artes para el Desarrollo Humano.

 

En 2013 también, y tras 13 años de proceso de formación con la Escuela, creó la Compañía Laboratorio Teatro.

La Directora Jessica Walker