ALLENDE

“Allende” es el sexto montaje de la Compañía Laboratorio Teatro, con dirección y puesta en escena de Jessica Walker. La propuesta es una homenaje a la persona que había detrás del político que murió en La Moneda el 11 de septiembre de 1973 como Presidente de Chile.

Jessica Walker, desde un enfoque experimental y no realista, toma como metáfora central la música, el lenguaje y la simbología de una sinfónica para hablar del conflicto entre la libertad y la dictadura. La escenografía está presidida por doce grandes lámparas que remiten a las salas de tortura. Lejos de ser una obra estrictamente política, Walker busca aquí explorar el lado humano de revolucionarios y torturadores, de soldados y madres que buscan a sus desaparecidos, así como de personajes que rodearon a Salvador Allende: su familia próxima, a sus amantes, coétaneos como Victor Jara o Pablo Neruda o antagónicos como Augusto Pinochet. La obra es una viaje no lineal a través del siglo XX, desde la infancia de Salvador, hasta el plebiscito de 1988 con varios cruces con momentos y personajes no necesariamente relacionados con la realidad chilena, pero sí claves para ampliar la perspectiva y reflejarnos en el  espejo de la condición humana.  

 

En este último trabajo, Walker trata un tema que vivió en primera persona durante su infancia y adolescencia en Santiago de Chile. Para ello, continúa investigando líneas propias de su sello artístico: un enfoque metateatral entre el actor y el personaje, dramaturgia colectiva que aúna adaptación literaria y escritura a pie de escenario, uso de la autobiografía, música en directo, coreografías colectivas, proyecciones audiovisuales y constantes cambios de atmósferas y géneros para crear la alquimia teatral que se da en sus montajes.

 

“Allende” es el eco de una época, la evocación de la memoria y, sobre todo, un canto por la paz.